En el caso «MELO, MACARENA SOLEDAD C/ GERIÁTRICO AÑOS FELICES S.R.L s/ MEDIDA AUTOSATISFACTIVA» EXPTE. Nº 413/2020′ que tuvo trámite ante el Juzgado de Primera Instancia de distrito en lo laboral de la Sexta Nominación de Rosario, encontramos un caso que se adapta específicamente al instituto de las Medidas Autosatisfactivas. Resulta un claro ejemplo de cómo se puede llegar a una resolución valorando los elementos concretos que le llegan al juzgador, priorizando el “pragmatismo” jurídico, pero sin dejar de lado la fundamentación y el sustento que debe tener toda resolución judicial.

En estos días nos encontramos frente a una fuerte ––y necesaria–– discusión sobre la “nueva” reforma del sistema de Riesgos del Trabajo especialmente de la ley 24.557 (Ley de Riesgos del Trabajo – LRT), que junto con las leyes modificatorias y decretos[1], constituyen el pilar fundamental que rigen a los trabajadores, empleadores y Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (ART) en materia de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales (es decir, aquellas que se originen en ocasión, causa o vinculación con el trabajo).

Es frecuente encontrarse con escenas de violencia en los ambientes laborales, pero en el caso particular del mobbing no se trata de una violencia física, sino que se configura por agresiones psicológicas formuladas de forma estratégica y que tiene por fin el desgaste de la persona, logrando un agotamiento que generalmente desencadena que el trabajador pierda sus ganas de mantener su relación laboral, es decir que, por lo general, renuncia.

Copyright cieje.com / 2019